Portal Poético y Artesanal
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 LA AVENTURA DE FELISA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Agustín Sánchez
Poeta Distinguido
Poeta Distinguido
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 184
Edad : 79
Localización : MURCIA - España
Fecha de inscripción : 16/10/2008

MensajeTema: LA AVENTURA DE FELISA   Jue Mar 03 2011, 14:07

LA AVENTURA DE FELISA


___Felisa era lenta, para qué lo voy a negar, lentísima. Eso no quitaba para que fuera muy buena, lista y aventurera. Todos los que la conocían lo decían siempre. “Felisa irá despacio sí, pero llegará muuuy lejos”

___Y ella pensaba lo mismo. Aún era muy joven, apenas 52 añitos recién cumplidos, pero estaba segura de que, con su tesón y esfuerzo alcanzaría la máxima ilusión de su vida: Visitar a su familia allá en la lejana América, concretamente en Nicaragua, desde donde la habían traído siendo ella muy pequeña. Entonces apenas pesaba 100 gramos…porque olvidé decirles algo que ya va siendo hora que les aclare: Felisa era una tortuga. Más concretamente, una preciosa tortuga carey que llegó a España en una remesa ilegal procedente del país citado, donde nació una mañana al salir de uno de los huevos que su ignorada madre había enterrado en la arena.

___En realidad, Felisa tendría que haber sido una tortuga marina, pero como le fue regalada a un niño de Albacete, la pobre no aprendió a nadar nunca y creció como tortuga de secano. Pero en la casa en que estaba había una gran biblioteca y, aprendiendo a leer en los grandes librotes, conoció su verdadera naturaleza y la suerte que había tenido al no ver su caparazón convertido en peines, pulseras, collares y cosas así.

___Y resultó que Felisa era una auténtica artista. No se sabe si influida por la belleza de su concha, el caso es que le dio por trazar preciosos dibujos geométricos dignos de verdadero encomio. Primero lo hacía en el patio, arañando el suelo con sus patitas, pero más tarde se hizo con un lápiz prácticamente nuevo que encontró en el cuarto de su amo, así como unos papeles usados hallados en la papelera y las hojas de un calendario atrasado que guardó celosamente a estos efectos. Les cuento estos detalles porque precisamente este material le sirvió como medio para su proyectado viaje.

___Y es que, claro, por sus lecturas sabía muy bien que Nicaragua estaba lejísimos y que había todo un océano que cruzar…posiblemente a nado. ¡Y ella no sabía nadar! ¿Cómo lo lograría? Ese fue su principal escollo hasta que tuvo la feliz idea: La gente que no quiere nadar para desplazarse por el mar, simplemente se montan en un barco y llegan a cualquier puerto. Y ella ni siquiera necesitaría embarcar. Su propia estructura tenía forma de nave. No se hundiría, sólo precisaba acoplarse un mástil y una vela para avanzar sobre las olas. Sería como lo hacían sus hermanas, sólo que en vez de bucear iría navegando tan ricamente por la superficie. Así tomaría el sol.

___Y se puso de inmediato manos a la obra: Se agenció un buen tubo de pegamento (en aquella casa había de todo, ¡qué suerte!) y lo metió en una bolsa de plástico junto al lápiz que usaba habitualmente. Hecho esto, abandonó la casa por la puerta de atrás y se puso a andar a toda prisa (bueno, es un decir) hacia Portugal. Calculó que tardaría aproxi-madamente año y medio en llegar a la costa, pero (no me han contado bien lo que pasó con un camionero que la recogió en una gasolinera) el caso es que en un tiempo bastante aceptable se encontró en el Cabo Espichel, en la orilla portuguesa del Atlántico, junto a un pueblo llamado Azóia y empezó de inmediato a aparejarse para la travesía.

___Con el potente pegamento fijó el lápiz a su concha superior y cuando se aseguró de que no se movería, insertó en él a modo de vela la bolsa de plástico sin dificultad. Hecho esto, se dejó deslizar por una roca inclinada y ¡plash! comprobó que sus cálculos eran acertados.
Simplemente inició la soñada singladura que la retornaría a sus orígenes. O al menos esas eran sus intenciones.

___No quiero cansarles con aburridos detalles y tediosas descripciones de lo que pasó después, durante el mes y 15 días que por lo visto tardó Felisa en llegar a Puerto Cabezas. De hecho no podría decirles si la travesía duró realmente un mes y 15 días o 15 meses y un día. No lo sé. Pero pasados unos cuantos años, una gaviota me trajo una carta muy arrugada desde Nicaragua que lo aclaraba todo. En ella mi amiga decía lo siguiente:

___“Con viento a favor, he llegado felizmente a mi destino. Algo delgada porque sólo he comido algas y algún pez despistado que se acercó a mirarme. Pero estoy muy feliz. Nada más acceder a la costa me ha dado la bienvenida un hombre muy amable que tiene un restaurante junto al mar. Se ha puesto muy contento al verme y me ha invitado a comer en su casa. Por cierto, en cuanto hemos entrado se ha dirigido a unos chicos con gorro blanco y les ha dicho:“Hoy pondremos sopa en el menú”. Y se han alegrado mucho. Debe ser un plato típico de este país pero no estoy muy segura de que me guste…”

…y esto es todo lo que puedo decirles al respecto:
Firmado: Apolonio, el Galápago.




AGUSTÍN(R)
Volver arriba Ir abajo
http://www.agustinpanocho.com
 
LA AVENTURA DE FELISA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Aventura y Pasión...
» UNA HERMOSA AVENTURA EN LA LAGUNA.
» fotos de proxima aventura
» La aventura de Kovu (fan fic)
» Up, Una aventura de altura

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Voces Poéticas.com :: LITERATURA :: Voces en Verso y Prosa-
Cambiar a: