Portal Poético y Artesanal
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Manifiesto de La Nueva Revolución Pacifista.

Ir abajo 
AutorMensaje
arte william
Miembro 2
Miembro 2
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 506
Edad : 60
Localización : Bahia de las letras.
Fecha de inscripción : 17/04/2008

MensajeTema: Manifiesto de La Nueva Revolución Pacifista.   Miér Dic 30 2009, 07:16

Manifiesto de La Nueva Revolución Pacifista.

Hola estimadisimos amigas-os compañeras-os colegas de las artes diversas, y a los amantes de las artes que un año mas están aquí entre nosotras-os un año viejo que esta en las puerta de acabar ce y un año nuevo 2010 que esta a punto de nacer, un año nuevo para la esperanza, .
He recatado estos escritos ya que va con nuestra convicción de artistas solidarios e humanistas.
Apostamos por una revolución pacifista, pero esencial para lograr un nuevo orden mundial, donde impere las igualdades, el reparto justo de los vienes terrenales, la paz y la no violencia.
¿Donde esta la esperanza? la esperanza esta en que cada día hay mas manifestaciones pacifista y mas personas que se manifiestan el el gran universo terrestre, nosotros los surrealistas movimiento, todas las artes y artistas unidos, estamos haciendo la revolución pacifista, y es llegar cada día a mas y mas personas, de hay que es importantísimo, que los e-email se difundan entre nuestros amigos y familiares para que se multiplique y llevemos a mas y mas personas, esa nuestra esperanza que un mundo nuevo mas justo e igualitario es posible con la ayuda de todos...
Este como todos nuestras manifestaciones son extensas pero ya sabéis que este documento se queda en nuestro sitio:
http://www.my-forum.org/Manifiestos__Boletines_67891_280423/ para que sea leído con paciencia y detenimiento, ya que es un documento reflexivo donde están escritas las bases para un nuevo orden de cosas mundial.
Nuestros agradecimiento Fernando de Rojas por su excelente articulo, y a los grupos pacifistas en su manifestaciones.

Muy a menudo me he preguntado si la palabra “paz” pertenece o no a este género de vocablos. O, dicho de otra manera: después de examinar la historia de la Humanidad siglo tras siglo, una historia de guerras sobre guerras y cada una de ellas más terrible que las anteriores, me pregunto si el concepto de paz no será en sí mismo una ilusión imposible, una quimera o, a lo sumo, el espacio de tiempo entre dos guerras.

En el prólogo de la “Celestina”, Fernando de Rojas, citando a Heráclito y, sobre todo a Petrarca, nos explica que “todas las cosas deben ser criadas a manera de contienda o batalla” y que los astros, los animales y los seres humanos se hallan siempre en constante guerra.

Cierto que la naturaleza nos enseña como cada animal lucha por la supervivencia suya y la de sus cachorros y a menudo mata para procurar su manutención. Cierto que cada especie posee sus propias armas y estrategias de ataque o defensivas, pero en el reino animal, a diferencia de lo que ocurre con los seres humanos, no existe la codicia ni la ambición. Ni siquiera entre las industriosas hormigas, que durante el tiempo bueno almacenan pacientemente para el largo invierno, existe esa oscura pasión de poseer más de lo preciso, pues entre ellas reina la concordia y el bien de cada una es el bien de la comunidad.

El humanista Luis Vives afirmaba tajantemente que “todo aquel que tiene más de lo que necesita es un ladrón”. El problema radica en que los hombres nos estamos creando nuevas necesidades de forma constante. Mis viajes a naciones del tercer mundo me han enseñado que se puede vivir con muy poco, casi con nada, y no por ello se es menos dichoso. Diría más: esas personas, siempre con la sonrisa en los labios, esos seres humanos que cuentan sólo con lo imprescindible, se encuentran más cerca de la felicidad que nosotros, los epulones, los hartos en el festín de este mundo. Y por supuesto: nuestra hartura se sustenta de sus privaciones y de su explotación. La historia de la Humanidad es la historia del abuso de unos hombres sobre otros y el brutal neocolonialismo que hoy padecemos constituye sólo el último horror, el postrer eslabón en esa cadena gigantesca de iniquidades y desmanes.

Cuando yo contaba sólo ocho o diez años, este país era mucho más pobre, pero la solidaridad entre los españoles de entonces haría avergonzarse a los de ahora. La abundancia corrompe nuestros ánimos y nos hace creernos con derecho a todo, incluso a pisotear a los demás. Y los deseos humanos, como el tonel de las Danaidas, no tienen fondo.

En las escuelas se nos ha enseñado a respetar el nombre de Alejandro Magno, el de César, el de Carlos V y los de tantos otros cuyas ambiciones llevaron a la muerte a miles y miles de personas. Grandes libros me parecen “La Iliada”, “La Eneida”, “El cantar de Roldán” o “El Poema de Mío Cid”, pero todos ellos suponen una glorificación de la guerra. Y si examinamos el cine y la televisión actuales comprobaremos que la violencia es el ingrediente primero de la mayoría de los programas. De manera ingenua, yo supuse que la posición que, con toda justicia, día a día va ganando la mujer en nuestra sociedad, iba a reducir o desterrar esta lepra de nuestro mundo, pero las numerosas “damas de hierro” de la política contemporánea – Margaret Thacher, Ángela Merkel, Condeleezza Rice, Sarah Palin, etc.- me han puesto en claro que estaba equivocado. La ambición y la indiferencia ante la fragilidad humana no conocen sexos ni edades ni límites.

Pocos cineastas han analizado con tanta pericia como Sam Peckimpach el tema de la violencia. Su película “Grupo salvaje” arranca con las imágenes de unos niños que disfrutan quemando a un escorpión. En muchos lugares del mundo constituyen un entretenimiento las sangrientas peleas de gallos, de perros o incluso de hombres. ¿Cómo puede considerarse el boxeo un deporte más? ¿Cómo puede la gente pagar para ver como se destrozan dos personas? Y si vuelvo sobre la Historia, ¿qué horrores no podría contar? Baste leer en “Guerra de Granada” de Hurtado de Mendoza la sentencia que se aplicó a Abén Aboo, el último rey de los moriscos, a quien despedazaron y dieron el cuerpo lleno de paja a los muchachos para que jugasen con él, conservando eso sí, a los ojos de todos en la granadina plaza de Bib-Rambla, la cabeza en una jaula para público escarmiento.

En el libro que escribió Jacques de Coutré para dar cuenta de su propia vida y de sus andanzas, leemos, por ejemplo, páginas como ésta donde todo lo que se nos dice no es cuento o novela sino que sucedió realmente:

“También vi mandar freír y hazer varias justicias a veynte ocho niñas de edad de ocho años cada una, y juntamente a una vieja y a un hombre tuerto. Era lastimoso espectáculo. Primero sacaron a cada una un ojo, después les desollaron las manos y sacaron las uñas; dallí a un rato les cortaron un pedazo de lomo y se lo metieron en sus propias bocas. Después los freyeron poquito a poquito cada uno en su sartén para que penassen despacio hasta morirse”.

Al parecer, la cusa de estos tormentos fue que una de las niñas, sin saber lo que hacía, entregó la llave del tesoro real a la vieja.

En la conquista española de América no faltan otros ejemplos de crueldad extrema. como aquellas atrocidades que López de Gomara nos cuenta de Vasco Núñez de Balboa y sus perros alanos que despedazaban a los indios antes de quemarlos, en especial a los que practicaban la sodomía. Curiosamente, el historiador nos ha dejado incluso el nombre de dos de aquellos feroces canes que se ganaban su paga como si fuesen soldados: Becerrillo y Leoncillo.

Y más cerca en el tiempo recordamos la matanza de españoles por las huestes de Abdel krim en Monte Arruit donde sus cadáveres fueron hallados con sus propios órganos genitales en las bocas o las de los judíos a manos de los nazis, o las de los palestinos a manos del ejercito israelí. Como podemos comprobar, las torturas de Abu Graib o las de Guantánamo son sólo algunos de los últimos capítulos de la iniquidad humana.

¿Es connatural en el hombre la crueldad? Yo creo que sí; la escena antes referida de los niños quemando el escorpión viene a decírnoslo. Pero la grandeza de ser hombre o mujer radica precisamente en derrotar algunos de los instintos negativos que anidan en nuestro interior. Para ser uno mismo hace falta ser vencedor de uno mismo. Pero así en lo privado como en lo público existen muchísimos caminos fáciles que nos guían hacia la violencia.

Durante el largo periodo que padecí obligatoriamente en la Academia militar de Segovia, cada mañana me detenía ante una máxima latina que en broncíneas letras destacaba sobre un muro: SI VIS PACEM PARA BELLUM”. “Si deseas la paz, prepara la guerra”; ésta ha sido la idea que ha dominado a la Humanidad siglo tras siglo: la paz sólo será posible si se nos teme. Cuanto mayor sea nuestro arsenal, más seguros estaremos. La llamada guerra fría, por ejemplo, no fue una guerra abierta gracias al equilibrio de fuerzas o sea a la magnitud de los respectivos arsenales soviético y estadounidense. Y ahora Irán se obstina en conseguir armamento nuclear para no sufrir un destino análogo al padecido por Iraq. Todo esto me parece terrible, pero, ¿existe otra posible visión de las cosas?

Cuando cayó el muro de Berlín y el bloque comunista se desmoronó, las miradas de todas las gentes de bien estuvieron atentas, expectantes, ilusionadas, pero no tardó en aparecer un horror más fuerte aún que el de la guerra fría: el Neocapitalismo. Había nacido un nuevo imperio universal con un lenguaje tan hipócrita como el de todos los anteriores y con unos fines idénticos: sojuzgar al individuo, convertirlo en esclavo de una pequeña élite.

Los políticos de todos los tiempos se han llenado la boca con palabras grandilocuentes, pero su único fin consiste en mantenerse como capataces de esta gran plantación llena de esclavos que es y ha sido siempre el mundo.

Soy profesor de instituto y por orden gubernamental se nos impone la celebración de una fiesta llamada “El día de la paz”. Alumnos y profesores recitamos poemas alusivos a la misma; se sueltan globos blancos e incluso palomas; se escuchan canciones de conocidos pacifistas como John Lenon… Y, sin embargo, ese mismo gobierno que nos exige la celebración de la fiesta de la paz, vende armamento, a veces incluso minas antipersonales, a los países del tercer mundo, países donde a menudo no se respetan los derechos humanos, y a su vez compra más armamento a los gobiernos de otras naciones no menos tiznados de hipocresía.

La misma palabra “democracia”, que siempre está en la boca de cualquier político actual, supone una gran mentira. Este verano viajé a la India donde millones de persones sobreviven o sobremueren entre montañas de basura y charcas de negra inmundicia. Hoy acá y mañana allá, aquellos son sus territorios. Allí nacen, comen, se reproducen, defecan, sueñan y mueren. Sin posibilidades de educación ni de asistencia médica, la mayor parte de ellos no llegan a cumplir los ocho años. ¿Quién ha censado a todos estos hijos de la miseria? ¿Quiénes de los que alcanzan la mayoría de edad acuden a votar? ¿Cómo sabe el gobierno democrático de la India quiénes nacen y quiénes mueren si muchos de ellos no cuentan ni siquiera con una chabola? Yo los he visto tiritando de hambre, moribundos, sin otro anhelo ya que el de pasar a otra reencarnación, y he visto a los jeques y a los multimillonarios en los jardines del Taj Majal Palace. Y sé que ésta es una de las naciones de economía emergente hasta el punto de ser ella la que compró la mitad del oro del banco de España sólo un mes antes de que estallase la crisis que hoy asuela el planeta. Sin embargo, el gasto social del gobierno indio no se ve por parte alguna.

Pero vengamos a la civilizada Europa o a los Estados Unidos de Norteamérica. Nuestras perfectas democracias también me parecen de cartón piedra. Los partidos políticos de izquierdas y derechas son los brazos de un mismo cuerpo, el gran capital, y que ganen las unas o las otras no depende apenas de lo que el país quiera o necesite sino del dinero invertido en la campaña: quien más tiene, puede engañar más y mejor.

Los medios de comunicación y su extraordinario desarrollo en el siglo XX y en lo que llevamos del XXI han representado un arma potentísima utilizada por los políticos para sus fines. Resulta patético descubrir la lucha por el control de esos medios de comunicación y ver como intentan hacernos populares y simpáticos a esos personajes cuyas miras no tienen más límites que los de su ambición. Es curioso observarlos sonrientes y seguros de sí mismos en los foros económicos internacionales, siempre en connivencia con los banqueros. Allá se reparte la miseria o la prosperidad de los reinos de este mundo mientras en las calles, los policías, nuevos pretorianos, golpean y matan a veces a algunos jóvenes que gritan contra la globalización y contra algunos de sus horrores como el de usar para combustible las semillas que aliviaban parte de la hambruna de los países pobres.

Pero los medios de comunicación, que podrían servir para llevar la cultura al pueblo, son también utilizados para la estupidización de las masas, para conseguir, en suma, que los individuos no posean espíritu crítico.

La verdadera democracia no fue posible ni en los pequeños estados de la Grecia clásica, pues en ellos existía la esclavitud. En la Edad Moderna la reinventó para sus propios fines la astuta Inglaterra que, además, supo exportarla, pero no nos engañemos: este sistema no garantiza la libertad individual ni tampoco es igualitario; sólo se basa en apariencias de libertad. Las personas creen tener capacidad decisoria para elegir entre A y B, pero el abecedario posee otras muchas letras. O sea: los votantes consideran que están eligiendo su propia opción, pero previamente les han lavado el cerebro.

Nos aseguran que éste es el mejor régimen posible. Por supuesto, yo lo prefiero a todas las dictaduras, pero, ¿no nos encontramos ante otro modo más sutil de dictadura? ¿Por qué cerrarnos a la idea de que no es posible otro sistema? Porque no intentar inventarlo o construirlo? Miremos más allá de la ideología de nuestra propia época. Un nuevo orden mundial puede estar en puertas.

Hasta este momento he hablado del horror, de la codicia de los poderosos, del germen de crueldad que existe en el interior de las personas y que es necesario vencer, de la monstruosidad del capitalismo desmedido y la globalización…, pero ahora descubriré de todo ello una nueva perspectiva.

Cuando el entonces presidente del gobierno de España se empeñó en meternos en la guerra de Irak, una guerra a todas luces injusta que costó y aún sigue costando muchísimos miles de vidas (un ejemplo palmario del abuso de algunas naciones poderosas sobre otras más débiles), cuando en los periódicos de todo el mundo apareció la fotografía de los tres mandatarios –el americano, el inglés y el español- en las Azores, toda la gente de bien de nuestro país salió a la calle para protestar airadamente. Y otro tanto sucedía en casi todos los países del mundo. Yo fui uno más de los manifestantes que gritaron contra la guerra en aquel momento histórico trascendental. Y vi como los obreros iban codo con codo de los sacerdotes y las monjas y a los estudiantes unidos a los ancianos. Allí no existían ya izquierdas ni derechas, sino solidaridad colectiva. Fue la mayor marea humana que recuerdo y una de las experiencias más emocionantes de mi vida. ¿Pero, por qué? –Me he preguntado muchas veces.

Sencillamente, porque estaba asistiendo –ahora lo sé con certeza- al nacimiento de una sociedad nueva supranacional regida por la solidaridad. Se trataba de la primera señal o vislumbre de algo maravilloso que aún está en el porvenir: algo así como una globalización positiva. La utopía de tantos filántropos a través de los siglos alcanzaba ahora visos de realidad precisamente por reacción contra el abuso de los poderosos. Era posible otro orden de cosas presidido por la fraternidad, esa hija de la revolución siempre olvidada y preterida.

En los días previos a la segunda guerra mundial, Leonard Woolf, con verdadera lucidez, declaraba que “la amenaza esencial de la civilización no residía tanto en la atrocidad de los bárbaros como en la desunión entre la gente civilizada”. Hoy esa desunión está desapareciendo.

Hace unos meses, cuando Barack Obama fue proclamado presidente de los Estados Unidos, millones y millones de personas lo celebraron llenos de esperanza en un mundo mejor. Ahí estaba de nuevo esa multitud dispuesta a apostar por la solidaridad, por la tolerancia y por la paz. Pero, desafortunadamente, en esta ocasión todos se equivocaban. Los políticos, con independencia de que representen a las derechas o a las izquierdas, nunca pueden ser la solución. Y no pueden serlo sencillamente porque están hipotecados con quienes financiaron su campaña electoral, o sea con el capitalismo feroz. El presidente Obama puede ir de acá hacia allá lleno de hermosas palabras y gestos de buena voluntad, pero no va a arreglar nada. Respecto a la problemática de Oriente Medio, por ejemplo, no podrá detener los asentamientos judíos en Cisjordania ni muchísimo menos conseguirá la creación de los dos estados. No podrá hacerlo porque a Israel (al menos al ochenta por ciento de los israelitas con derecho a voto) no le interesa. Y, claro está, Israel cuenta con el apoyo absoluto de los mandatarios mundiales del sistema capitalista: esos anónimos personajes que constituyen el consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional.

¡No! Un político nunca puede ser la solución, puesto que se trata sólo de un capataz de los verdaderos amos.

Quienes únicamente pueden imponer un orden mundial nuevo basado en los ideales de la revolución francesa (igualdad, libertad y fraternidad) son los individuos o más concretamente la suma de los individuos. Ya Marx pedía a los proletarios de todas las naciones que se uniesen, pero de la caída de los regímenes comunistas tenemos que aprender ahora la lección. No sólo es necesario unirse sino también impedir todo sometimiento dictatorial e impedirlo sin usar la violencia. Hablo de una revolución pacífica. Gandhi nos enseñó el camino: la resistencia pasiva. ¡Cuántos abusos pueden corregirse, por ejemplo, boicoteando el uso de ciertos productos! ¡Qué maravilla disponer de internet para poner de acuerdo a las multitudes!

Una paz impuesta por las armas no tiene futuro. ¿Cuánto duró, en realidad, la paz augustea? ¿Cuántas generaciones serán necesarias en Gaza o en los Balcanes o en Irak para que se apague el odio?

Yo soy optimista porque compruebo que día a día crece el número de los comprometidos con esa revolución pacífica, aumentan las oenegés y cada vez al gran capital le resultan más difíciles sus manipulaciones y ocultamientos porque continuamente aparecen voces nuevas que denuncian y nuevos valientes que ante los foros económicos mundiales se dejan arrastrar por los nuevos pretorianos.

Es necesario poseer espíritu crítico y enseñar a los demás a tenerlo y cada cual puede hacer mucho desde su puesto en la sociedad. El que es profesor, lo hará con sus alumnos; el que es obrero, con sus compañeros de trabajo; el periodista, siendo fiel a la verdad… Espíritu crítico y solidaridad: he ahí los pilares sobre los que debe asentarse la revolución pacífica, una revolución que ya cuenta con magníficos precursores como Noam Chomsky o Ernesto Sábato, una revolución que ya está en marcha y que nadie podrá detener.

http://www.otragranada.org/spip.php?article212

1.- Introducción

-Concepto del pacifismo.

2.-Origen del pacifismo.

-Historia

-Pacifismo absoluto y relativo

3.-Causas por las que surge el pacifismo

-Definición de guerra

-Mantenimiento de la paz

4.-Pacifismo: sus problemas y soluciones.

-Problemas

-Movimientos

-Planes de paz

5.-Figuras importantes del pacifismo

-Principales pacifistas.

6.-Pacifismo en la actualidad

-Pacifismo contemporáneo.





1.-Introducción:

· Concepto de pacifismo:



Pacifismo: oposición a la guerra y a cualquier forma de violencia, expresada a través de un movimiento político o ideológico.

Existen varias clases de pacifistas:

· Absolutos: se oponen a toda violencia

· Relativos: asumen una postura concreta contra cualquier forma de violencia y manifiestan su oposición crítica.

La filosofía pacifista a lo largo de la historia estuvo frecuentemente buscada en la moral y en la voluntad divina. El término adquirió popularidad en los comienzos del siglo XX.

2.-Origen del pacifismo:

a)Historia

Los movimientos organizados por la paz, no se crearon hasta el siglo XIX, pero la búsqueda de formas de prevenir la guerra, empezó, empezó con el auge de las ciudades-estado del final de la Edad Media.

Dante Alighieri en el siglo XIV pensaba en un Imperio Mundial para acabar con la guerra; Jorge de Podêbrad rey de Bohemia, en el siglo XV, apoyó una institución para evitar conflictos internacionales, como también lo hizo Enrique IV: William Penn y Charles Irene Castel escribieron sus propuestas para asegurar la paz eterna. Estas ideas fueron desarrolladas más tarde por Immanuel Kant.

La primera organización pacifista de la historia, fue fundada en Nueva York en 1815, por David LowDogde. Esta y otra organizaciones, creadas posteriormente, fueron incorporadas a la Sociedad Americana para la Paz.

En Europa, también se crearon diversas asociaciones, Elihu Burritt Fundó la Liga de la Fraternidad Universal con filiales en EE.UU., Gran Bretaña, Holanda y Francia. Pero no crearon un plan específico para evitar la guerra.

b)Pacifismo absoluto

Algunos miembros de grupos religiosos creen que los agresores adopten actitudes pacifistas dándoles ejemplo de conducta solidaria. Esta idea esta recogida en el Nuevo Testamento, aunque su origen en más antiguo (Buda, Confucio...) El pacifismo absoluto pretende que sus seguidores adopten buenas actitudes de devolución de bien a cambio del mal, que los agresores les aporten. Aunque esta práctica nunca tuvo un éxito completo. La iglesia cristiana adoptó esa actitud durante varias generaciones, y ésta terminó con la alianza del estado Romano.

c)Pacifismo relativo

Algunas formas de esta clase propugnan la concienciación ante situaciones violentas, así como la resistencia pasiva. Los crítico opinan que esta práctica provoca frustración y mayor opresión para el agresor.

Muchos pacifistas opinan que es conveniente usar la fuerza sólo en algunas circunstancias como, quizás la mas importante, la defensa. Por ejemplo existen países que poseen tropas armadas sólo para su defensa, pero no para el ataque.

3.- Causas por las que surge el pacifismo

a) Definición de guerra:



Concepto que hace referencia al conflicto armado entre dos estados, tiene como fin conseguir algo ya sea una acción o algo material.

La guerra es un derecho reconocido en todos los países. No se considera como derecho de guerra a los conflictos internos entre dos bandos de un país, tampoco se considera guerra ( en el sentido jurídico) la que el estado organiza contra unos determinados grupos, como los terroristas.

La agresividad y la violencia de género es en parte una guerra o ataque hacia la persona, muchas veces es la forma de resolver obstáculos, en su opuesto esta la pasividad que no quiere decir paz.

Esta violencia la podemos clasificar dentro de unos principales problemas:

· Psicológicas: la ambición individual, el afán de poder.

· Políticas: la imposibilidad de autodeterminación, opresión.

· Económicas: al reparto desigual de las riquezas y de los alimentos entre clases.

· Ideológicas: creencias que suelen encubrir racismos, nacionalismos y religiones.



En el derecho de guerra sobresalen varios documentos, como la Declaración De Paris de 1856 acerca de la piratería, así como la transformación de barcos de mercancías a buques de guerra y la colocación de minas submarinas. También destaca el tratado de Londres de 1936 sobre la guerra submarina.





b)Mantenimiento de la paz



Para mantener la paz existen tren condiciones básicas, que en la actualidad son las siguientes:



1-La constitución política de cualquier estado debe ser democrática:

La paz entre dos estados o dentro de un estado no puede lograrse si no se dan las condiciones de libertad de expresión e igualdad.

2-Es necesaria una federación de estados libres: Una paz no será duradera si no hay un organismo que se encargue de que los acuerdos de la paz se cumplan. Hoy en día ese organismo es la ONU.

3-Deben existir las mismas posibilidades de desarrollo social: La economía, el comercio, debes desarrollarse lo mejor posible y sin impedimentos. Esto haría un mejor cumplimiento de la paz.

A estas condiciones se le suman los hábitos y actitudes de los individuos que forman cada estado. Para tener una conducta correcta es necesario un proceso educativo que enseñe a tratar a las personas como fines y no como medios, así como evitar conflictos.

c)Objetivos pacifistas

Los pacifistas en concreto buscan cuatros objetivos primordiales:

· Establecer un clima favorable para la paz

· Eliminar las causas que potencian el conflictos

· Buscar formas de solucionar conflictos y arbitraje.

· Encontrar mecanismos para el cumplimiento de estas decisiones de arbitraje

4.- Pacifismo: sus problemas y soluciones

a)Problemas

La paz plantea dos problemas principales

-uno es un problema teórico, ya que la paz debe defenderse por cualquier guerra, sea nuclear o convencional.

-otro es un problema táctico y estratégico, ya que la opinión pública, se moviliza en contra de la guerra.

En algunas ocasiones se utiliza la paz, para fines humanos que no tienen relación positiva con ella.

La paz es definida por su antítesis, la guerra. Los gobiernos dan mas dinero a prepararse para la guerra que a esforzarse en prevenir la paz. La paradoja es que preparase para la guerra, es la mejor forma de prevenir la paz.



b)Movimientos

Un movimiento pacifista es un movimiento de opinión internacional que lucha por el desarme y por otros objetivos asociados al pacifismo, que siguieron especialmente después de la Primera Guerra Mundial.



Durante siglos los pensadores religiosos y los filósofos han buscado algún medio para la prevención de la guerra.

El movimiento pacifista se origina en Gran Bretaña a principios del siglo XIX. Las primeras sociedades para la paz en Gran Bretaña y en Estados Unidos. Tenían una orientación más espiritual que política, pero tenían una posición importante. Filósofos políticos, argumentaban que su objetivo de unas sociedades reformadas y civilizadas redundaría en un mundo en el que la guerra no seria necesaria ni frecuente.

Según avanzaba el siglo XIX el pacifismo cristiano, fue desacreditado en muchos lugares. Al mismo tiempo, el número de guerras aumentaban considerablemente. Lo que se necesitaba era algún tipo de organización internacional. Como resultado, al final del siglo XIX y a principios del XX Europa mostró interés en ideas anteriores que abogaban por una paz mantenida a través de algún mecanismo internacional. Las guerras llevadas a cabo durante el siglo XIX en Europa también promovieron la fundación de la Cruz Roja en 1863.

A finales del siglo XIX, el movimiento laico por la paz estaba dominado por los conceptos de ley internacional, arbitraje y cooperación entre los parlamentos nacionales.

Algunos pacifistas concluyeron que el mayor obstáculo para la paz en Europa y en el mundo seguía siendo la soberanía sin restricciones de lo estados. La sociedad de las naciones, el primer organismo internacional dedicado a la búsqueda de la paz y la seguridad colectiva, que adquirió carácter oficial en enero de 1920, creó nuevas leyes humanitarias para tiempos de guerra, en las que se opusieron al uso de armas químicas y biológicas. Prestaron atención a los vendedores de armas, que según ellos habían provocado y favorecido a la guerra.

Tras la segunda guerra mundial, se hizo un nuevo intento con la Organización de las Naciones Unidas. Pero en pocos años volvieron a perderse las esperanzas de que comenzara un nuevo orden mundial pacífico debido al inicio de la guerra fría, la carrera armamentística entre el este y el oeste.

El movimiento pacifista fue muy lento en su desarrollo, pero su presencia se hizo notar finalmente durante la guerra fría. En ese momento, la actividad se centró en las actuaciones de los gobiernos, especialmente en el desarrollo y obtención de armas atómicas, es más, el movimiento por la paz se mantuvo muy asociado al desarme nuclear.

Más tarde, la invasión de Afganistán provoco un enorme movimiento de protesta. Una de las acciones más conocidas de la campaña fue la Acampada por la Paz de las Mujeres que surgió cuando llegaron los primeros misiles estadounidenses a Inglaterra. Esta campaña no consiguió detener el despliegue de armas nucleares, pero reavivó el debate público sobre la paz y el desarme. Así pues, el movimiento por la paz europea empezó a ocuparse de otros problemas no nucleares, como la defensa territorial o no ofensiva, que consiste en no tener armamento de ataque para así, solo poder iniciar estrategias de defensa.

Cuando en 1989 el muro de Berlín, fue derribado y el comienzo del fin de la guerra fría significaba que en adelante le movimiento pacifista tendría que ser definitivo en términos más amplios. Al ser los enemigos y las amenazas militares mas difíciles de definir el movimiento pacifista parecía que no era necesario, pero inmediatamente amplió su campo de intereses o incluyó nuevas ideas y temas nuevos como la defensa no ofensiva, el conocimiento de armamento y de las nuevas tecnologías, la venta de armas, la destrucción de las minas, a nivel internacional, la libertad de prensa, la conversión de industrias militares hacia civiles y la defensa y seguridad de los ciudadanos.

Además actualmente existe un consenso en el que se tiene en cuenta aspectos económicos, sociales y ambientales

Ya, tras la guerra fría, el principal interés sigue siendo el control y la prohibición de las armas de destrucción en masa, nucleares, biológicas o químicas. Se le da una gran importancia a la proliferación de las armas nucleares, de hecho existe de No Proliferación Nuclear. En otras cuestiones como el comercio internacional de armas y el problema de las minas, el movimiento pacifista conserva sus características más reivindicatorias.

De hoy en día, cualquiera que sea el tema, el movimiento pacifista, en todos los aspectos, tiene una asegurada respuesta amplia y activa en las sociedades democráticas.

c)Planes de paz.

Las guerras son igual de frecuentes que la paz. Parece que las guerras no resuelven nada, pero la paz tampoco, ya que siempre se acaba volviendo a la guerra. Aproximadamente ha habido 8000 planes de paz, que han seguido a otras 8000 guerras, y siempre se ha tenido que volver a empezar.

Aún teniendo estos antecedentes, siempre se ha intentado buscar un método de asentar la paz sobre unas bases estables.

Los tratados, la mayoría de las veces no funcionaron, por que los vencidos, casi siempre los consideran nulos, esto provoca un círculo vicioso, en el que la violencia, siempre acaba engendrando violencia.

Para salir del ciclo era necesario intentar sustituir distintos aspectos que eviten recurrir a la fuerza para resolver cualquier problema.

Los planes de paz surgen después de varias guerras, y pueden ser de varios tipos:

-económicos

-políticos

-de estado único

-de equilibrio entre estados

-basado en los regímenes políticos y en las creencias de los estados

-psicológico y hedonistas

-de desarme

5.-Figuras importantes

-Principales pacifistas y grupos

Buda:

Hijo del jefe de la clase guerrera Sakya. Su madre murió poco después del parto. Se educó en un ambiente de lujo. Comenzó a buscar la iluminación a los 29 años,, al ver un anciano, un enfermo y un cadáver, y darse cuenta del sufrimiento de la humanidad.

Este suceso, es una fecha celebrada con gran entusiasmo, en la religión budista, llamada la Gran Renuncia.

Dejó a su familia y salió al encuentro del mundo. Le enseñaron la sabiduría varios brahmanes, aunque pronto agotaron su capacidad de enseñarle. Se esforzó por encontrar la iluminación con un ayuno severo, pero se dio cuenta que eso no valía para nada, y volvió a su régimen habitual. Con esto muchos discípulos lo abandonaron, ya que veían en eso una debilidad.

Confucio:

Es una de las figuras mas influyentes de la historia china.

Recibió un esmerada educación aún estando en la pobreza y no teniendo padre. Se casó a los 19 años, y tuvo tres hijos. Trabajó como criado, pero a la muerte de su madre, comenzó a viajar y a instruir a las gentes. El gobierno de su zona decidió volver a inculcar las enseñanzas antiguas, Confucio fue designado magistrado, y mas tarde Ministro de Crimen. cuando el estaba en el cargo, el crimen se erradicó. Cuando Confucio dejó su cargo, buscando otra región donde poder hacer lo mismo, pero no encontró. Volvió a su hogar, donde terminó sus días escribiendo comentarios sobre autores clásicos.

Confucio no dejó su filosofía escrita, si no que la transmitieron sus discípulos. Basaba su filosofía en cinco virtudes: bondad, honradez, decoro, sabiduría y fidelidad. Sus enseñanzas ejercieron una poderosa influencia sobre China.

Gandhi:

Nació en 1869, y estudió derecho en Londres e intentó ejercer en Bombay. No tuvo mucho éxito, pero dos años más tarde, fue contratado como asesor legal para una empresa hindú en Sudáfrica. Al llegar allí, se dio cuenta que era tratado como parte de una raza inferior, y comenzó a luchar por la igualdad y los derechos fundamentales de sus compatriotas. Estuvo en Sudáfrica 20 años, y varias veces en prisión. Después de ser apaleado por un grupo de sudafricanos blancos, comenzó su filosofía de la resistencia pasiva, aunque no le gustaba este término, y utilizaba satyagraha(abrazo de la verdad).

Volvió a la India, después de la guerra en Sudáfrica, donde fue jefe de la Cruz Roja, y luchó por la igualdad de todos los hindúes, para unificar a toda al población, dejando de lado su religión, lengua o raza.

También luchó por la independencia de la India, por parte del Imperio Británico. Fundó y dirigió varios periódicos, para luchar por su causa, pero fue encarcelado varias veces.

Consiguió la independencia de la India, y se creó el estado separado de Pakistán. Gandhi buscó entonces la reconciliación de una región dividida.Murió asesinado por tres disparos en el pecho a manos de un fanático hindú en 1948.

Hippies:

Movimiento juvenil que nació en 1960 en San Francisco, California. Se caracterizó por la anarquía no violenta, la preocupación por el medio ambiente y el rechazo al materialismo occidental. También llamado Flower Power, los hippies formaron una contra cultura políticamente atrevida y antibelicista. Fue artísticamente prolífica en EE.UU. y en Europa, Su estilo psicodélico, y lleno de colorido, estaba inspirado por drogas alucinógenas, se plasmaba también en la moda, en las artes gráficas, y en cantantes como: Janis Joplin y grupos como: Crateful Dead y Pink Floyd

6.-El pacifismo en la actualidad

-El pacifismo contemporáneo:

“El movimiento pacifista contemporáneo se puede comprender analizándolo como una alianza heterogénea de individuos. Desde perspectivas políticas y religiosas muy variadas, el pacifismo contemporáneo se ocupa de todo tipo de problemas”

Después de la Primera Guerra Mundial, muchos pacifistas depositaron sus esperanzas en la reciente creada Sociedad de Naciones, pero esta era muy débil. Hacia 1941 la mayor parte de los países del mundo estaban envueltos en la II Guerra Mundial. Esta fue revisada por la ONU que tenía un mecanismo más fuerte.



El principal impulso al pacifismo, fue al desarrollo de armas nucleares de la II Guerra Mundial. Muchas personas se unieron a los pacifistas para el desarme y cese de las pruebas de estas armas.

Este sigo ha conocido mas de ciento cincuenta conflictos, entre ellos dos guerras mundiales.

En la actualidad existen veinte focos declarados de guerra abierta. Después de la II Guerra Mundial, comenzó un periodo llamado “Guerra Fría” de relativa tranquilidad basada en el miedo de la amenaza nuclear.

Así podemos distinguir varias zonas:

· Agenda del oeste: su objetivo era la lucha contra el comunismo, la construcción de la democracia y el capitalismo, junto con la obtención de armamento necesario para tener una superioridad militar.

· Agenda del este: sus intereses se centraban en la lucha contra el imperialismo capitalista, el control del estado y en la superioridad militar.

·Agenda del Sur: Su interés era la construcción de los estados-nación, con una mezcla de capitalismo y el socialismo

Un año nuevo 2010 esperanzador en el que os deseamos un prospero y feliz año.
En el nombre de todos-as.
El director del Movimiento Neo Surrealista Internacional y el de Todas Las Artes y Artistas Unidos.
Guillermo (arte-william) 30 / 12 / 2009 Badalona (Barcelona) nueva cuna cultural solidaria e humanitaria.
Volver arriba Ir abajo
http://www.movimiento-neo-surrealista.com
 
Manifiesto de La Nueva Revolución Pacifista.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Manifiesto del Buró internacional de las Fracciones de izquierda comunistas.¡Contra la guerra imperialista! ¡Por el derrotismo revolucionario! ¡Por la revolución mundial! (1934)
» Nueva sede de la fundación Rei Alfonso Henriques en Braganza
» Conoce la nueva cara pública de Wikileaks: Hrafnsson Kristinn
» Año nuevo, vida nueva...a cojones
» ¿Eres un Fashion Victim? ¡Nueva revista en línea!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Voces Poéticas.com :: BIENVENIDA Y MANEJO DE LOS PORTALES :: Buzón Comunitario-
Cambiar a: