Portal Poético y Artesanal
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Tres poemas tres de OSCAR PORTELA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
oski2



Cantidad de envíos : 12
Localización : ARGENTINA
Fecha de inscripción : 04/05/2008

MensajeTema: Tres poemas tres de OSCAR PORTELA   Mar Dic 15 2009, 01:32

LA PIEL

poema de OSCAR PORTELA

a Sean D Sullivan


No Johann. No es “gris el árbol de la ciencia
y verde el árbol de la vida”: aquello que se da
y florece conoce de la muerte la osadía de ser
un breve instante y en el amor bebe del cáliz de
la muerte como yo renazco del ocaso en la piel
usurpada del amante.

Quien conoce es el cuerpo.

Gramática del cuerpo del deseo y la magia de
poros abriéndose a la luz, al agua y a los rayos
que golpean las puertas de ser monadas
solo concientes de saberse ostras: es el viento
que nos lleva hacia el otro.

Los extraños camino y los acaecimientos
del azar quienes nos abren
a nosotros desnudos en el otro:
Oh fiestas del “candor”.

¡Oh turbulentas siestas del verano!
¡Oh Deseos y goces, zureos de palomos en
vacíos alfeizares y la luz, la luz que tú pedías
en el cuerpo y las piernas del amado!

En el beso se enciende la amapola y
del conocimiento todo arde la vida que se extingue
en muerte para volver a sí "misma"
en "eterno retorno de lo mísmo".

Es deseo de ser más ser
y más deseo: cuando el poro de la pieln
se seca, cuando se seca el agua de la fuente,
cuando el poniente corre hacia los astros
hay vida todavía y habrá vida en esta
exangüe entrega de un cuerpo al otro
para hacerse uno.

La noche del invierno y el
poniente corren hacia las playas y mareas.

Allí duerme el delfín en la bahía. Y aquí en los
inmensos lagunares la garza blanca Milagrosamente
se posa en el lapacho florecido y la quietud es todo.

Reposar en el cuerpo del amante hombre-delfín,
águila y leopardo para heridos en lucha
renacer al espacio de lo “otro” que es un viento
inasible, un mano de espuma,
una dulce mirada que es entrega y libre donación,
que es interrogación, plegaria , y llamado a ser más
de lo que soy ahora que solo canto
y memorado digo lo que fui, lo que di,
dejándome fluir en esta líneas que son también deseo
y luces del conocimiento de la muerte.

Si me despido es porque se que estuve aquí
y en una extraña tarde no olvidada bajo un río de olvidos,
besé al amado en un extraño rito de iniciación
y entrega bajo el agua del río.
¡Ay! Y no ceso de crecer hacia lo hondo,
desde ese momento.



CANTO A MI MISMO
poema de OSCAR PORTELA


Me celebro y me canto a mi mismo cuando
la muerte me busca ya desde el pasado
para esparcir mis huesos hacia los broncos
vientos del futuro y entregado a mi Dios, oh Dionisos,
me celebre y le cante a los huesos y las cenizas que llevarán
las lluvias del estío hacia el dios Paraná que es nuestro río.

Nada rescataría el acto de haber nacido demasiado tarde para
los dioses y temprano para el “ser” que yo estoy siendo
esto que estoy soñando:

Estoy desnudo ahora. Desnudo soy solo cuerpo y carne.
Finitud y hambre de eternidad y celo eterno.

No otra cosa soy y no me moriré en Paris con aguacero
pues ya nada recuerdo y en esta ”nada” un sol se abre para
mí como amapola del cuerpo tuyo aquel al que yo
consagré la eternidad de todo devenir y todo tiempo,
que es solo fábula para que con mis carnes aun en primavera
consagradas y olvidadas del canto que a mis húmeros
que ya dispersa el viento por los grises caminos
que la vida lanzó como aurea estela, te saciaras el hambre
de dios y amante- que los rayos de luna- nunca jamás
tejidos por la araña de la repetición eterna, hacia aquel renacer
del áureo beso que hacen uno del otro al mísmo tiempo.

Todo permite entonces que a mi mismo me cante
y celebre al espectro que soy y al fuego
que aún arde en mis tobillos, al pabilo que alumbra
tus bellos genitales, oh dios que todo lo procreas,
aún la nada, la nada que ahora soy
y auque me cante y me solase en esta soledad ,
la séptima del día dejarás en mí vientre
tu semilla de luz y la simiente del verbo donde engendró
la nada deste amor tan estéril como la vida misma,
con que ahora corono mi camino y me canto mí mismo este poema
mientras grises cenizas y húmeros macizos
se dispersan en el finito cetro de tu reino.

LEVY POULTER
poema de OSCAR PORTELA


Solo tu Levi, solo el fugaz relámpago
De la lujosa pedrería de tu cuerpo
Hace caer la muerte de rodillas
Ante el goce que estalla en el relámpago
De los códices que alumbran los rubíes
Con los cuales te hicieron para que
La Eternidad caiga rendida ante tus piernas.
Selva tú y números con los cuales
Se mueven las esferas: verte y saber
Que la veneración es poco y sentir que
Que las estrellas me poseen y que el vértigo
De la pasión me devuelve a las albas
Del primer espasmo de gozo por el cual sabemos
Que oscilamos entre la eternidad y el tiempo.
Y que somos algo más que la nesecidad
De procrear la especie: música de las esferas
Somos y sobre todo Levi Poulter que entre mis brazos
O yo entre los metales de la perfección que luces,
Muero y renazco una y otra vez, más allá de las tumbas
Cuando el liquido que crea y mata surge de mi como la lluvia
Para el elogio y el cántico de las mareas del placer
Y el vuelo con el cual hago el amor contigo
Y sueño que nada está perdido todavía
Cuando el mito del vellocino vuelve y la creación
Entre tus brazos se repite en el beso mortal
Con que sellamos un pacto entre los sueños
De las lunas y las arduas vigilias de los soles.
Volver arriba Ir abajo
 
Tres poemas tres de OSCAR PORTELA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Tres Poemas Para La Naturaleza Humana
» Poemas populares
» TRES POEMAS INFANTILES
» LOS TRES POEMAS DEL SER
» Tres nueces tres

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Voces Poéticas.com :: LITERATURA :: Voces en Verso y Prosa-
Cambiar a: